domingo, 18 de enero de 2009

Oscuridad.

Cuantas veces habré hablado de tus ojos.
Cuantísimas veces habré hablado de tu magia, de tus acordes, de tu acento al inventar cuentos para que me durmiese, de la manera en que pronunciabas mi nombre.
O de todo lo que se me arremolinaba dentro con tan solo escuchar tu voz.

Ahora, perdidas en un conjunto de ceros y unos, tus palabras empodrecen llenas de odio y rabia; las mías mutan al lado contrario, van de un extremo a otro sin entenderse, luchando por deshacer todo esto, por cambiar lo incambiable, o tal vez por dejar de existir.
Y yo no puedo evitar llorar su muerte, como la nuestra.

1 comentario:

bLk dijo...

Hola!
Bueno soy Blanca como ya sabrás porque te estoy dando la vara por el msn para saber como se esto jajaja.
Bueno pues aquí te dejo mi firma y te agrego!!

Un besazoooo :P